Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso
Portal de las flores.png

Desde la avenida 20 de Noviembre se aprecia una vista monumental del Zócalo y de Catedral. 

Inaugurada en 1936, esta calle es relativamente nueva.


Cuatro edificios rodean al zócalo: del lado nortel a Catedral; al este, el Palacio Nacional; al oeste, el Portal de Mercaderes, y al sur, hace más de setenta años, hubo un conjunto de edificios que formaban una sola línea de portales. En 1933 se aprobó un proyecto para abrir una avenida nueva que uniría el Centro con el sur dela ciudad. Llegaría hasta la plaza Tlaxcoaque y ahí se bifurcaría para unirse con Tlalpan. Para ello se derrumbaron varias cuadras, atravesando y demoliendo casas. Fue así que nació la avenida 20 de Noviembre. Es como si hoy el Palacio Nacional se partiera en dos para unir el Zócalo con Circunvalación.

Aquella línea de portales se partió en dos, y se derribó el portal central, el Portal de las Flores, llamado así porque un canal, la Acequia Real, que venía de Corregidora y seguía por 16 de Septiembre, pasaba delante de él. Sobre el canal navegaban canoas que llegaban repletas de flores que descargaban y vendían en ese lugar, provenientes desde lugares como Xochimilco. Los portales del lado de 5 de Febrero 

hoy son sede del Gobierno de la Ciudad de México, AntiguoPalacio del Ayuntamiento.

Entre el Portal de las Flores y el Antiguo Ayuntamien-to hubo un estrecho callejón conocido como la Callejuela,donde, por cierto, hubo una carnicería que fungía como elrastro de la época novohispana, es decir, el expendio ofi-cial donde la gente compraba carne. Con el tiempo perdióimportancia, pero aquella carnicería permaneció ahí en laCallejuela en el México independiente hasta 1888.

Acequia Real

En la Nueva España varias acequias o canales atravesaban elCentro. Una de ellas, la Acequia Real, llegaba desde el rumbo de la Viga al corazón de la ciudad. Pasaba sobre Corregidora,entre el Palacio Nacional y la Suprema Corte de Justicia, corría a un lado del Zócalo —delante del Portal de las Flores y delAyuntamiento—. Rebeca Yoma y Alberto Martos explican en su libro Dos mercados en la historia de la Ciudad de México que, por 16 de Septiembre, la acequia seguía su curso hacia el desaparecido convento de San Francisco —cuando este ocupaba la cuadra donde hoy está la Torre Latinoamericana—, iba rumbo a República del Salvador, salía por Mesones,pasaba por Regina, daba vuelta en Isabel la Católica y llegaba a 5 de Febrero para ir luego rumbo a la Merced.

Ollas y huacales

En el Portal de las Flores —en plazas y calles en general—,durante la primavera, unas mujeres conocidas como chierascolocaban sobre huacales ollas y jarras con aguas frescas dehorchata, limón, piña, tamarindo y chía (de ahí su nombre).Las personas se acercaban para calmar su sed con estas bebi-das servidas en vasijas de barro, cuando los vasos desechablesaún no existían.

Papel y tinta

Otro oficio animó un tiempo este desaparecido portal. Los evangelistas de Santo Domingo —escribanos que redactaban cartas y todo tipo de documentos en escritorios públicos ofrecían sus servicios a quienes no sabían escribir. Ocuparon el Portal de Mercaderes, luego pasaron al Portal de las Flores y por último a Santo Domingo, donde hasta hoy permanecen.Con el paso de los años modificaron su oficio, pues cada vez había más gente que sabía leer y escribir. Hoy imprimen invitaciones y calendarios, pero el papel y la tinta siguen siendo su material de trabajo, y las flores, las figuras que lo adornan.



Texto de Carina Vázquez

José María Marroqui, en su libro La Ciudad de México,dice que en aquel portal, a finales del siglo xix, todavía se vendían flores, pero ya artificiales, comercio que decayó poco a poco. Es curioso que a unos pasos del extinto Portal de lasFlores, detrás de la Suprema Corte de Justicia, en la esquina de Venustiano Carranza y Castellanos, exista hoy un comercio de flores artificiales que tapizan el local por dentro y por fuera. Actualmente, la carnicería más cercana está en la calle de Roldán casi esquina con Carranza. Y con respecto a la acequia, ya no corre por 16 de Septiembre, pero los fines de semana un río de gente navega por ella en busca de comida y entretenimiento.